El gran viaje en bicicleta de Alejandro Ballina

El gran viaje en bicicleta de Alejandro Ballina

El sábado 13 de abril, Alejandro Ballina se despidió de familiares y amigos de Magdalena y montó su bicicleta acompañado en caravana hasta la ruta 11, para emprender un largo y deseado viaje. Sin más recursos que sus ganas y la ayuda de personas queridas, Alejandro está en estos momentos llegando a Corrientes, para seguir viaje hacia Brasil y luego recorrer buena parte de América Latina. Su sueño es llegar a Jamaica, en un periplo que estima completar en varios años.

Video de la caravana que lo despidió por las calles de Magdalena.

Alejandro Ballina nació hace 33 años en La Plata, pero desde que era un bebé vivió en Magdalena. Hace dos semanas, luego de una larga planificación, reunió a su gente querida en la puerta de su casa y se despidió para iniciar una aventura del pedal que lo llevará por varios países de América del Sur y que busca concluir en el Caribe. Revista Urbano se puso en contacto con Alejandro durante la primer pausa prolongada, de cuatro días, que hizo en Concordia, Entre Ríos. Un descanso provocado por el mal tiempo que aprovechamos para el diálogo.

¿Cómo surgió la idea de este viaje en bicicleta?

Siempre quise viajar y nunca tuve la oportunidad de hacerlo, la idea de ir en bici fue porque me pareció la forma más económica y la manera de conocer mejor el camino y las ciudades que voy cruzando.

¿Cuál es el recorrido que tenés planeado?

Al principio el viaje iba a ser sólo hasta Brasil, luego cuando compré el mapa, lo desplegué en la mesa y me di cuenta que si llegaba a Brasil iba a poder llegar a cualquier otro país de Latinoamérica, decidí recorrer lo más que pudiera. La idea es hacer Entre Ríos, Corriente, Misiones y llegar a Brasil. Luego recorrer lo más al norte que pueda por la costa de Brasil. Después bajar en diagonal hasta Bolivia y de ahi empezar a subir: Bolivia, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua y Honduras. Si tengo la posibilidad, cruzar a Jamaica. Digo si tengo la posibilidad porque mi viaje es autogestionado, no tengo cuenta bancaria, ni tarjetas de ningún tipo, la idea es ir intercambiando algunos trabajos de cualquier tipo por hospedaje, comida y si viene algo de efectivo también, obvio.

Suena impresionante y es admirable lo que estás haciendo. Ahora estás en concordia ¿cómo llegaste hasta allá?

Hice desde Magdalena a La Plata en bici, de La Plata a Constitucion en tren, de ahi fui a Retiro en bici y me tomé el tren hasta Zarate (con trasboro en Villa Ballester). Desde ahi hasta Concordia fue todo en bici por la ruta 14. Hoy estoy en Concordia en la casa de unos amigos, hace 4 dias por el mal clima…

¿Tenés estimada la duración del viaje?

El tiempo de duración del viaje es algo incierto aun, pero creo que entre 4 y 5 años va a durar. La idea es esa, no ponerme límites de tiempo, ni de ningún tipo. Si encuentro un lugar paradisiaco que me enamora podría quedarme los días que quiera sin preocupaciones. Es algo incierto saber cuánto tiempo me va a tomar.

¿Vas bien equipado, dónde vas parando?

En mi bici, a la que llamo «casacleta», tengo todo lo necesario para poder parar donde quiera y pueda. Paré generalmente en estaciones de servicio, pero también me tocó parar en la banquina y descansar. Estoy haciendo entre 45 y 60 km por día, que dependiendo del terreno me pueden llevar entre 3 a 6 horas de pedaleo. Voy alternando con descanso, hago tramos de una hora, hora y media.

Antes contaste que estás haciendo el viaje sin recursos económicos ¿tuviste ayuda de gente de Magdalena para emprender el viaje, se puede saber quiénes?

Muchas personas me ayudaron, seguramente me voy a olvidar de nombrar a varios. Por ejemplo Titi Torres, de Padel Magdalena; Carloncho Pereyra, de El trébol; Cesar García, de Servigas; Santiago Carrasco, de Surucho; Dario Rubiola, de Fast Bycicle; farmacia Dalesandro, que me dieron un botiquin re completo; Luis, un amigo de Saavedra me dio su bici. La familia Savino me regaló un ukelele, mi idea original era sustentarme tocando algo de música en la vía pública pero no pude comprármelo y el viernes antes de arrancar el viaje ellos me dieron la sorpresa de regalarme uno hermoso. Y bueno, muchas personas más que me han dado brújula, carpa, cuchillos, victorinox…
Desde la bicicleta hasta el bidón donde llevo agua, el 95% de las cosas me las donó gente de Magdalena y amigos de otros lugares de Buenos Aires.

Qué suerte lograr tanto apoyo de gente querida para arrancar el viaje, ahora también vas a necesitar apoyo de personas desconocidas ¿te ayudan, tenés contactos a lo largo del trayecto?

Recibí ayuda de mucha gente, tanto como para hospedarme como para comer. También me pasó que iba pedaleando y había un motoquero parado en la banquina, le pregunté cómo estaba y si necesitaba algo y me dijo que necesitaba agua. Yo tengo la precaución de siempre tener bastante agua así que le convidé agua y me quedé con él hasta que viniera la grúa de su seguro. Le conté de mi viaje y al despedirse me dio 200 pesos por haberle convidado agua y haber sido amable con él. Es uruguayo.
En Villa Elisa, Entre Rios, me hospedó la tía de un amigo de Magdalena. No sólo me hospedó sino que me dejó su casa para mí, porque ella viajaba esa noche, y me dijo que usara todo lo que necesitara.
En Brasil me están esperando y en Colombia también, con hospedaje y seguramente con alguna changuita que me va a ayudar a seguir viajando.

Alejandro Ballina publica regularmente las novedades de su viaje en su Facebook «Bicitando Latinoamérica» https://www.facebook.com/bici.tando.1


Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

A %d Portadaueros les gusta esto: