A 21 años de su muerte: El recuerdo al Dr. René Favaloro y su paso por Magdalena

A 21 años de su muerte: El recuerdo al Dr. René Favaloro y su paso por Magdalena

Hoy se cumplen 21 años del fallecimiento del doctor René Favaloro y muchos fueron los merecidos homenajes que se le hicieron. Entonces me pareció que dentro de dichos reconocimientos y enlazando esta personalidad con otra de nuestro medio, me refiero al doctor Héctor Edgardo Baudino, ambos profesionales amigos y excelentes ejecutores de sus respectivas especialidades, en pueblos parecidos y con la humildad y respeto que los caracterizaba, para ilustración de las nuevas generaciones y grato recuerdo de quienes los conocimos, recordaré una de las tantas visitas del Dr. Favaloro, oficialmente invitado por Femeba (Federación Médica de Buenos Aires) de la cual el Dr. Baudino era su secretario de Hacienda, conjuntamente con la Agremiación Médica de Magdalena, para que el ilustre visitante brindara una conferencia para invitados del Distrito, profesionales y público en general, que colmó las instalaciones del salón Parroquial, en octubre del año 1980.

LA PRESENCIA DEL DR. FAVALORO

Me acuerdo que fue al final de un día del mes de julio y nadie se quería perder la magnífica oportunidad de ver de cerca y compartir tamaña presencia, aunque el disertante siempre estuvo vinculado a Magdalena, no solo por sus amigos, sino también porque poseía un campo en la zona de Julio Arditi, sobre la ruta provincial N° 59, que actualmente continúa siendo propiedad de sobrinos.

Volviendo  a aquella tarde invernal, los invitados y el público (junto al Dr. Baudino) y los medios de prensa, estábamos en la puerta del salón parroquial esperándolo, sobre la calle Goenaga, en cierta forma alarmados porque el invitado no aparecía. Se lo esperaba a bordo de un auto de marca importado, pero se hacía desear. Mientras ello ocurría, de pronto el Dr. Baudino ve una persona alta, de riguroso traje y poncho criollo doblado sobre sus hombros, solo y caminando, dando vuelta en la esquina de la Casa Parroquial. En confianza luego se le preguntó por qué no había arribado en su reconocido automóvil? Pero respondió (humildemente) que prefería hacerlo de la manera que lo hizo, estacionando el mismo sobre la calle Rivadavia (recordemos que en aquel tiempo no estaba el actual ordenamiento de tránsito).

Llegado al lugar y luego de un cariñoso abrazo con su amigo anfitrión, y saludar a las autoridades e invitados especiales, el Dr. Favaloro se ubicó en el escenario del salón, mientras que desde un estrado, el Dr. Baudino presentaba y daba la bienvenida a este médico que había revolucionado al mundo con su idea de trasplantar corazones humanos, que hasta la actualidad continúa salvando vidas, obviamente con nuevas metodologías, pero siempre con aquella base inteligente, fundamentada en la idea de este profesional, que no tendríamos que haberlo perdido trágicamente de la manera que lo dejamos escapar.

Habló por más de dos horas, respondió preguntas sobre su proyecto de vida y hasta supo recorrer en algún momento a través de sus dichos, otra de sus grandes pasiones, la historia argentina y particularmente, la vida del Gral. San Martín.

Terminada la conferencia, fueron entregados los respectivos certificados de asistencia para posteriormente en un refrigerio, contactarse con la gente en una reiteración de humildad y de sus profundos conocimientos y su vocación inalterable, pese a todos los reconocimientos internacionales y nacionales, que bajo ningún punto de vista habían modificado su personalidad.

Antes de su muerte trágica y paradójicamente opuesta a sus sentimientos, el Dr. René Favaloro visitó por última vez Magdalena, momento acontecido un domingo, donde luego de asistir a misa, la cámara de nuestra colega, el señor Mario Irazú, captó por última vez la presencia de este entrañable ser humano, profesional por excelencia. Amigo de sus amigos y sobre todas las cosas, respetuosos de sus compromisos, que por decidir quedarse en su país y no poder cumplir con las obligaciones asumidas, invirtió lo único que a su juicio le quedaba: su propia vida.

Por Mario Corsiglia

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

EL MUSICOLOGO: Hoy presentamos el último EP de Valdés, el dúo pop cordobés.

A %d Portadaueros les gusta esto: