Magdalena Urbana

Urbano en el archivo: Carnaval toda la vida

Estamos en vísperas de carnaval y por ese motivo quisimos traer a la memoria esta nota publicada hace 15 años en la edición número 10 de revista Urbano de marzo de 2007. Una entrevista a referentes de las comparsas de Magdalena y Atalaya realizada por Leo Mudano, periodista del mensuario en sus inicios. Lunelli, Mastellone y Carrasco analizaron este fenómeno, desde el financiamiento, internas y droga. También estuvo el interrogante ¿Se pueden unir los corsos? Y Si todo esto fuera poco, imágenes de colección que a más de uno/a les traerá recuerdos imborrables.

… La ansiedad por la llegada de los corsos cada año va más allá de todos los pronósticos y de las barreras que puedan poner. Inclusive de esa que es el camino “asfaltado” que une la ciudad de Magdalena con Empalme y a su vez con Atalaya.

Son alrededor de 10 kilómetros intransitables. Cuesta creer que entre la delegación municipal y Vialidad Provincial no se pongan de acuerdo para dialogar, trabajar y arreglar debidamente todo el trazado.

De lo mediocre a lo superlativo

El brillo, el ritmo y la alegría que se ven en los corsos del partido llevan a que, con el paso de los años estos se vayan superando en calidad de espectáculo. Atentos a estos cambios, fuimos en busca de los referentes de aquellas comparsas que desde hace años marcan un estilo en sus pasadas. En Atalaya y Magdalena buscamos cuáles son esos factores de crecimiento, pero también nos metimos en la cocina de las comparsas.

Omar Mastellone (Los Amantes de Atalaya)

– ¿Cómo fue el comienzo?

– Los primeros pasos fueron en el 2002 en donde cada cual con su remera pintada se animó a salir en un noche. Ya en el 2003 con el apoyo de muchas familias se fue progresando y del 2004 a hoy se va mejorando, adquiriendo experiencia y de ahí en más sumando gente. Arrancaron 70 y ahora en la mejor noche llegamos a 180.

– ¿Cómo se financian?

– Se hizo una comisión de corsos en la cual los chicos pasan a ser una institución, entonces lo que se recauda, se divide en las comparsas. La plata nunca alcanza porque lo que se necesita es mucho, pero hay gente colaboradora, mucha mano de obra y buena onda.

– ¿Cuándo salen les pagan?

– Si. Siempre se cobra algo accesible. Cuando fueron para Pipinas les pagaron $ 500 que vienen bien.

– ¿Cómo se mejoran los trajes año a año?

– Hay un par de chicos que son los diseñadores. Uno da el puntapié inicial y después los otros laburan a la par. El año pasado cuando se cobró la plata de la comisión de corsos se fue a Buenos Aires y se invirtió todo en materia prima. También tengo que hacer incapié en Carlos Casagrande porque colabora con materia prima por ejemplo con cartón y que eso no se ve. O cuando viajan Ruben Landa colabora con la gaseosa, el gordo Marcelo que si bien es el transporte oficial nos hace precio y también colabora con el fiambre.

El otro día me preguntaba la locutora porque estaba emocionado y le dije: “como no voy a estar emocionado, uno trabaja desde marzo y cuando llega el momento esperado es lindo”.

– ¿Por qué crees que la gente viene a los corsos?

– A la gente le gusta y año tras año Atalaya va creciendo en espectáculo. Hay cosas por corregir pero el que no hace nada no se va a equivocar.

– ¿En la parte musical tienen algún profesor?

– Los chicos este año vienen con ritmos nuevos pero contrataron a un percusionista de La Plata.

– ¿Hay gente que tira en contra?

– Si. Aunque son los menos. Aca pasa por llevar la camiseta de Atalaya, de los corsos. Los que no hacen nada son los que critican y uno hace mirando la parte positiva.

– El año pasado le arrebataron el reinado. ¿Este año?

– Y… tenemos un semillero bueno. Va a ser bravo superarlo (risas). Aca lo bueno es que ninguno gaga ni pierde. Al final ustedes sacaran sus propias conclusiones.

Luciano Lunelli (La Sonora)

– Un repaso de sus comienzos.

– Había padres de algunos chicos que organizaban Los Cats. De esa comparsa quedaron algunos instrumentos y a modo de joda en el ´94 se armó un grupo y salió a la rambla por salir. Todos disfrazados de mujer, bastante rústico. Con algunos tambores, tachos así arrancamos.

Despues con los años se fue mejorando hasta hoy que me parece que hemos llegado a ser bastante mas profesionales.

– ¿Y Cómo hacen año a año para justamente profesinalizarse?

– Es difícil. Nosotros los recursos los obtenemos de la batería que a va a fiestas o cumpleaños y con lo que cobramos nos manejamos. Además el año pasado algunos aportaron 100 pesos por mes para pagar el sonido que sale 250 por sábado. Y los ritmos los va estudiando el director que es el Bebo Frezza, es un fanático, escucha discos, saca ritmos. Lo nuestro es el samba.

– Hay un personaje particular que es una nueva incorporación.

– Un brasilero. El sobrenombre es Primavera y en Buenos Aires anda mucho en la rueda de samba, es un groso. Es bailarín y tocador, tiene 30 años de escola en Río.

– ¿Por qué viene la gente a los corsos de Atalaya?

– Para mi es un espectáculo que le queda grande a Atalaya. Hay tres comparsas de puta madre. En Bavio cobran 4 mangos, se le llena y vienen comparsas de La Plata que traen travestis. Aca cobramos dos pesos y conseguimos que vengan 2500 personas, es medio raro, tendría que explotar este carnaval. Desde el municipio tampoco apuntan a unificar o hacer algo bien.

– No pensaron en tener sponsors?

– Y… estaría bueno un sponsor para el carnaval.

– ¿Cómo hacen que adentro del grupo estén bien todos con todos?

– Siempre hay choques, roces. Es imposible que todos estén bien con todos, siempre hay opiniones encontradas, pero dentro de todo se respeta a los que laburan, entonces asi siempre hay armonía.

– ¿Cómo arranca un sábado?

– No almorzamos todos juntos porque somos muchos: fijos de batería 50 y disfrazados unos 70, pero sí lo hacemos en grupos. Despues de las 4 hay ensayo de batería y ya ahí te diría que arranca. Mas tarde cada uno va a buscar su disfraz y vuelven a esta casa para hacer la previa.

– ¿Surgen romances dentro del grupo?

– Uh Si!!, es un quilombo. Hay de todo, de lo que te imagines. A veces hay 50 personas de noche en esta casita entre pibas y pibes. Y a veces los invitados como La Chilinga duermen todos esn una pieza que asi que imagínate que acá puede pasar cualquier cosa (risas).

– ¿Este año quien gana?

– Acá no se compite por comparsas, pero la que mejor está parada, la más completa es la nuestra. Los Bohemios están de puta madre por ser el segundo año. Y Los Amantes lo que tienen y es indiscutible, es una camada de pendejas que la rompen (risas).

– ¿Y qué pasa que están fuertes ahí?

– Y lo que pasa es que nosotros ya estamos grandes. No hay como competirles.

Santiago Carrasco (Los Furiosos de la Zona)

– ¿Cuánto hacen que están juntos?

– Desde el año 2000 hasta acá. Cuando vuelve el carnaval de Villa. Antes teníamos el grupo de música “Furia Marina” y en un show en el Sport cuando terminamos de tocar, vimos una timbaleta, una tumbadora y una batería electrónica y los chicos empezaron a hacer percusión. Era diciembre, empezaban los corsos y ahí todo a la apurada se armó la comparsa.

– ¿Cómo fue creciendo de ahí en más?

– Con el apoyo de la disco “Zona Norte” de ahí el nombre. Furia Marina puso los instrumentos, por eso Furiosos y Zona por Zona Norte que nos ayudó.

– ¿Cómo se actualizan?

– Viendo otros carnavales. Observas instrumentos que no tenés y para el próximo año lo tratás de incorporar… si te da el presupuesto. Los temas de la comparsa los hago yo. Con esas cosas nace la gente, hay cuestiones que están incorporadas y salen otras; no necesito escuchar un cassette, sacar los ritmos. Cuando se acercan los corsos me pongo a pensar, a tocar en la mesa con cualquier cosa y después a cada instrumento le digo vos tenes que tocar esto o lo otro y ahí va saliendo. El primer año hacíamos cosas copiadas, el segundo de La Chilinga y del tercero para acá ya eran todos temas que salían de los ensayos.

– ¿Y no se enojan, no hay lucha de poder?

– No. Hay chicos que hacen los arreglos y después si quedan bien los vamos pasando. Pero no se cuestiona quien es la autoridad.

– ¿Cómo hacen con el tema de los disfraces?

– Mucho no nos preocupamos porque hay cosas que no podes pagar. Los músicos somos 80 y cada uno pone su parte, pero no te cubre ni la mitad del traje. Entonces en el tema ropa siempre tratamos de salir lo más económico que se pueda… Tampoco estamos en Gualeguaychu. Sí en el tema de las chicas la vestimenta tiene que estar bien.

– ¿Cuántos son en total?

– Este año seremos 150 y todos de Magdalena. La gente se acerca porque es la única comparsa en la que saben que se van a anotar y van a estar todas las noches y en todos los carnavales que te llamen.

– O sea que esto es un palo para la otra comparsa.

– No, es que la gente se anota porque sabe que es seguro que si estás en Los Furiosos vas a estar en las seis noches de carnaval.

– ¿Cómo es la previa de un sábado?

– Pileta, arreglar los instrumentos y reunión a eso de los 8 o 9 en Villa. Comemos algo, nos maquillan y salimos para el gran encuentro que es en la esquina de Lavalle y Viedma.

– Mito o realidad: ¿Qué hay de cierto que los bombos de Los Furiosos los utiliza la hinchada de River?

– En realidad en un superclásico en el 2004 creo que ganamos en cancha de River 2 a 0, los borrachos del Tablón usaron los instrumentos de los Furiosos y también en una semifinal de Copa Libertadores. Hay fotos donde están los bombos con el logo nuestro.

– Carballo cuando ganó las elecciones también…

– Si. Cuando ganó nos vino a pedir los instrumentos y nosotros se lo prestamos. ¿Te pensas que alguna vez nos vino a preguntar si necesitábamos algo? Somos la única comparsa de Magdalena y encima representamos al Partido cuando salimos y nunca fue capaz de acercarse o de agradecer.

¿SE PEUEDEN JUNTAR LOS CORSOS?

Mastellone: Acá en Atalaya la mayoría de la gente es turista y hacerlo un viernes o un domingo se complica, entonces el día ideal es el sábado. ¿y cómo haces para juntarlos? Se puede llegar a dar si se sientan las partes interesadas y charlan. Todo puede ser, sería bueno, interesante”.

L. Lunelli: “Nosotros estamos desde el ´94 y aguantamos lo que venga. No tenemos problema de ir a otro lado pero el carnaval nuestro es en Atalaya. Es posible unificarlo pero acá, la fuerza más grande, con mejor laburo, con más mística está en Atalaya. Desde lo económico, Magdalena está mucho mejor, pero no siempre está bueno mirar eso. Yo al de Cultura ni lo conozco, lo vi solo en los diarios, pero yo si fuera él meto un corso en la plaza de Magdalena que la tendría que romper. Es más, nosotros vamos mientras no sea un sábado. Lo tienen que hacer un viernes o un domingo. La historia que se arma acá no se logra en Villa, en Verónica, en ningún lado.

S. Carrasco: “¿En Atalaya? Sucede que hay 10 km de distancia y la comparsa que juega de local no tiene gasto, la visitante tiene que poner tres micros para viajar. Si lo hacen así lo tienen que hacer un viernes en un lado y el sábado en otro y la otra semana al revés. Pero se ve que nunca va a pasar. Además, no hay fuerza acá para pelear, allá son tres comparsas y acá hay una sola. Que quede en claro que no tengo drama, igual vamos a todos lados. Eso si, sería un avance importante para los corsos, porque no necesitas traer comparsas de afuera, sería lindo ver a todas las comparsas juntas desfilando un tiempito cada una, pero no creo que pase por el momento, porque hoy gana Villa y gana Atalaya y no creo que quieran ganar un día cada uno”.

DROGAS Y ALCOHOL

Lunelli (La Sonora)

– ¿Qué se toma?

– Cerveza siempre, vino no tanto, por ahí alguna cayaya que es bastante power.

– Y un  porrín que acompaña…

– No estamos en contra de las decisiones personales de cada uno, pero tratamos de hacerlo más familiar, por eso el que quiera hacer su movida que lo haga en su casa. La cerveza está aceptada socialmente, con lo otro para no tener problemas tratamos de que sea afuera, porque vienen chicos. Igual no discriminamos por elecciones personales y no vamos apuntando con el dedo.

Santiago Carrasco (Los Furiosos)

– ¿Cuánto alcohol hay un sábado en el grupo?

– No mucho porque los chicos saben que no pueden perder reflejos tocando. Pueden estar motivados, alegres pero no pueden perder reflejos. Entendiendo motivación una botella de cerveza entre dos.

– Viene un pibe agarra un porro y empieza a fumar…

– En mi comparsa no porque hay chiquitos bailando. Lo mismo tratamos con el alcohol, el que quiera toma en su casa pero cuando vamos llegando hay que estar sin nada porque hay chicas y ciertas cosas no tienen que ver.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on reddit
Reddit

Otras Noticias que pueden interesarte

A %d blogueros les gusta esto: